Blogia
El Blog de Tito Raulito

La historia del Gañán Hijoputa

Íbamos mi señora y yo este domingo en su coche conduciendo por Alcantarilla, más concretamente por el desvío, las conocidas como Tierras Libres, cuando entramos de forma inocente a una redonda, una de tantas que hay gracias al Plan E ése. Discurríamos por el carril izquierdo y otro coche, por la derecha, a la par, cuando éste hace un movimiento no demasiado drástico, pero sin avisar con su correspondiente intermitente. Vale, no pasa nada, te pito porque lo has hecho mal, tú te vas pasando de mí y lo vuelves a hacer mal otro día, y así hasta el juicio del día final... o algo así.

 

Pero no. Allá que el coche para en seco, clavando el freno tipo película holywoodense, que no española, todo ello en medio de una redonda donde íbamos un par de coches. Mónica casi le come el culo, y casi se lo comen a ella. Omitiendo los chistes sobre besos negros, la situación todavía puede y debe ir a peor. El tercer coche en discordia husmea un poco pero decide irse, cosa que nosotros no podemos hacer porque literalmente nos bloquea el camino. Yo ya me temía que se bajara un megagarrulanco asesino y tuviera que usar mi Cold del 45, pero para mi sorpresa, se planta casi en medio de la carretera un señor bajito, calvo, pocacosa y de cierta edad; el prototipo de padre español, vamos.

 

"Qué majo, ahora se disculpará amablemente y nos dará unos cheque regalo", pienso yo. Pero tampoco. Se acerca con una agresividad poco justificable tanto por la escena como con su aspecto, así que me tengo que bajar también yo, ya con bastante mala hostia por cierto. Dentro del coche están la mujer del tiparraco éste con su hija, lo cual no parece importarle al calvo. Claro está, la cosa se va calentando, no sé si porque el muy gañán chillaba irritantemente y decía algo de llamar a la policía, Mónica le llamó, siempre desde el respeto, hijo de puta o yo le dije a escasos centímetros de su cara que no tenía ni puta idea de conducir. El Ganán Hijoputa se acerca más todavía a mí y sin saber bien cómo tengo el puño preparado para descargar sobre su fea jeta toda la ira macholegendarista. El otro me agarra el brazo que no tengo levantado, extraña maniobra de defensa, y durante lo que tiene que ser más menos un segundo nos quedamos ambos ahí plantados como una mala coreografía. Supongo que se quitó todo el sonido ambiente, la imagen se puso a cámara lenta y se pudieron oír mis latidos, aunque yo no me fijé en eso; quizás los, no muchos, mirones que estaban al quite lo vieran así.

 

No le termino dando, y la cosa se va calmando. El Gañán Hijoputa se obceca entavía en convencerme de su movimiento, que pregunte a un policía o no sé a quién, y yo le digo que haga lo mismo, y que de paso le pregunte si se puede parar uno en medio de una redonda, a freno seco, por una chorrada. La cosa acaba en empate técnico y aquí no ha pasado nada.

 

Pero sé que en un mundo paralelo, allí donde Granero es una estrella mundial, el Raúlalternativo le cascó ese tan merecido puñetazo. Y la verdad es que me hace pensar si en ese otro mundo, me sentiría mejor por zurrarle, o al contrario, estaría arrepintiéndome, ya sea por una culpabilidad moral, ya por otras posibles consecuencias cívicas o económicas. Lo normal es suponer que no haberle dado es lo bueno y deseable, pero ¿cuándo está justificada la violencia? Pues como diría Goyo Jiménez, casualmente este mismo domingo en El Club de la Comedia: "La violencia depende del gilipollas al que le quieras partir la cara". Cuánta razón, pijo, cuánta razón.

 

En fin, se me cuiden, sobre todo, cuando vayan por Las Tierras Libres en sus corceles de hierro. Los Gañanes Hijosputas acechan. Siempre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Tito Raulito -

1 - Tranquilo Flow; tú serías el dibujante :P

2 - Te he visto atento, Tappy, jeje.

3- David, en tu caso da igual, eres mucho más grande y poderoso que la mayoría del resto de vehículos... en algunos casos, si el conductor es un Hijoputa Gañán, es que debes arrollarlos y todo. Lo pone en la Constitución.

David -

Pues yo con el bus me como todos los carriles de la rotonda y a ver quién se mete en medio... je, je

Tapanez -

"si supieras la de cosas que tengo a medio escri" ¡qué bueno Homer!

El Flow -

...Sí, se que te han sangrado los ojos con el 'estube'

El Flow -

...Por cierto, durante casi 3 segundos estube tentado de buscar en google la respuesta a la capital italiana... lo que hacen los malditos porros...

El Flow -

Siempre puedes usarlo para sacarte unas pelillas...

Tito Raulito -

Mmmm, la extorsión a tipos más pequeños y tontos que yo parece una buena forma de ganarse la vida en estos tiempos. Mucho mejor que escribiendo cómics, que como plan vital para el futuro se me antoja poco probable... ay, amigo Eddie, si supieras la de cosas que tengo a medio escri
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Andrés -

Mientras leía me han dado ganas de partirle la cara al tío ese. Sobretodo porque a mí me hicieron la misma jugada ayer. Pero luego, pensándolo mejor, está claro que lo hiciste bien. A saber qué problemas llevaría el tipo ese para comportarse como un capullo. Mucho tiene que machacarle el jefe y/o la socia para que arrastre esa mala uva, lastimica. Además, le partes la cara, la hija le pierde el respeto y se vuelve putón garrulero, la mujer le abandona,... y todo por una redonda. Lo mejor en el caso yo creo que es bajar repentinamente el tono y susurrarle "¿Pero no te da vergüenza a tus años? Anda, dame 50 pavos y vete conservando la dignidad"

El Flow -

Tú no uses tus dotes artístico/literarias para narrar el mejor guión de cómic que el ser humano pueda leer desde los de Frank Miller, el cual tu mente incluso ya ha imaginado. Tú empléalo en narrar las aventuras y desventuras de Raúl en el paraiso de los garrulancos hijoputas...

Por cierto, Raúlalternativo y Eduarternativo son por tercer año consecutivo el guionista y dibujante estrella de la Marvelalternativa y disfrutan de la vida podridos de dinero en sus mansiones de oro...

Tito Raulito -

Jejeje, cierto, Raulternativo suena mejor. Me pregunto cómo le irá allá por el mundo paralelo ése...

The crow -

Luego nos extrañamos de que los niños salgan garrulacos... yo, cuando voy por el desvio, para entrar a una rotonda rezo siempre, y aun con la protección del Macho han estado cerca de toparme unas cuantas veces.

Raulternativo (me mola mas así), debió quedarse en la gloria

Tito Raulito -

Tom: totalmente de acuerdo... y sí, ya había pensado que una historia es siempre mejor cuando hay violencia. El post que habrá escrito el Raúlalternativo estará por tanto más guapo, jeje.

Tappy: pues eso hago, combatir al Gañán Hijoputa de las Tierras Libres escribiendo este post para afearle la conducta y así, cuando a buen seguro me lea, se vea identificado. Y yo tampoco soy muy de pitar, pero Mónica es una mujer buena y bondadosa y por tanto, agresiva en su conducción. Pero vamos, que siquiera fue una pitorrada del copón, sino más un "cuidao, pijo" con un poco de "cabrón".

Tapanez -

Por una parte habría molado que le dieses una buena galleta, por otra parte habría estado feo que todo un universitario usase los puños en lugar de la pluma ¡piraaaataaaa!.

Yo hace tiempo que ya paso de pitarles, por lo que dices, un día saldrá una piara de garrulos y vete a saber. Prefiero ir lentico en las redondas y a mi bola, se estrellen ellos si quieren. Es más, ojalá se estrellen, pero entre ellos, que no jodan a los demás :)

Tomás -

Ya estaba bien que actualizases, copón.

Vaya por delante que se supone que sí, que no partirle los piños al primer desgraciado que te vacila es lo correcto. Pero yo no sé como hubiera reaccionado en tu lugar, máxime teniendo en cuanta lo hostiabilizable del sujeto. Otra historieta sería si hubiesen salido del buga 4 pibus en pleno paroxismo anfetamínico y con ganas de gresca. Ahí lo correcto es darles la razón y mantener cerrado el buzón, como las señoritas. O en otros términos, bajarse los metafóricos aunque elegantes pantalones para salvar el culo.

Suena a tío miserable... pero no hay que confundir orgullo y valentía con suicidio e insensatez. No señor.

En fin, que me alegro que no haya sido nada, aunque menos que si le hubieras calzao un galletón al de los rebuznos. Porque, las cosas como son, una historia con hostias es mucho más divertida. Dónde va a parar.

Besitos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres